Tiempos difíciles para nuestros niños apadrinados

Aquí en Uganda, y en otros 12 países africanos de los 54, estamos experimentando una segunda ola de COVID-19 y la situación no es fácil.

Solo el 1% de los 44 millones de ugandeses han sido vacunados debido al bajo número de dosis de vacunas disponibles en el país: esto significa que las nuevas regulaciones para prevenir la propagación de la pandemia son muy estrictas.

Como suele suceder en tales circunstancias, quienes pagan el precio más alto son los que tienen menos medios: los niños y los jóvenes.

El programa “Apadrina a un niño” de CEFARH nos permite ayudar y acompañar a niños y jóvenes en su formación escolar y profesional a través de una contribución mensual. A pesar de la pandemia, nuestros voluntarios pudieron seguir a los niños en sus caminos educativos e independientes con todas las herramientas que la tecnología pone a nuestra disposición: desde WhatsApp hasta las redes sociales. Nos interesa formar mejores ciudadanos, conscientes de sus derechos y responsabilidades.

Queremos alejarlos de la violencia directa e indirecta a la que se ven obligados (mutilación genital, matrimonios infantiles, etc.) y también ofrecerles espacios donde puedan simplemente jugar.

Rita Akite tiene solo 5 años y proviene de una familia pobre de Atek, un pueblo a unos 30 km de Lira, pero tiene las ideas muy claras sobre su futuro: quiere ser enfermera.

Ayo Brian nació en 2006 en Awele en una familia con capacidad económica reducida. Acaba de terminar la escuela primaria y quiere convertirse en abogado.

Naboth Owany  tiene 21 años, vive en Aboke, un distrito en las afueras de la ciudad de Lira, y quiere convertirse en maestro.

Haron Atim tiene 6 años y creció en la calle en Awele, pero quiere ser ingeniero e inventar cosas útiles. Por ahora, está sentando las bases de su sueño al asistir a la escuela primaria con éxito.

Robina Apio tiene 20 años, no tiene madre ni padre pero a través de uno de los proyectos de CEFARH ha adquirido excelentes habilidades de sastrería (¡es una de las niñas que trabaja en la máquina de coser en las fotos de la escuela que aparecen en nuestra web!). Ella es de Aboke y tiene un proyecto para ser autosuficiente diseñando y vendiendo ropa.

Linda Ajok también tiene 20 años y es huérfana. Quiere convertirse en diseñadora y lleva unos años trabajando con los programas de CEFARH con excelentes resultados.

Rita, Ayo, Naboth, Haron, Robina, Linda y otros 13 niños han perdido a sus padrinos en los últimos dos meses

Es difícil para todos vivir en este período y sabemos que a menudo es necesario revisar los gastos familiares para hacer frente a situaciones médicas de emergencia.

Sin embargo, queremos que estos niños continúen su viaje no porque sean “nuestros” niños, sino porque son ciudadanos de Uganda que ya están haciendo mucho por sí mismos para salir de una situación de pobreza: solo necesitan un poco más de ayuda.

¿Estás dispuesto a ser su ayuda?

Podemos cambiar su vida.