Apadrina a un niño: ayuda a lograr un cambio social sostenible

¿Deseas ver que una comunidad desfavorecida entera salga gradualmente de la ira de la pobreza? Solo pide un deseo y CEFARH está aquí para hacer realidad tu noble deseo.

Con solo UGx 140.000 = (USD 38 / 35 EUROS ) por mes, usted podeis apadrinar a un niño y ameliorar su vida.

Cómo nuestro programa de apadrinamiento protege a los niños de la violencia

La violencia adopta muchas formas. Conflictos y guerras. Explotación. Negligencia y abuso. Algunas de ellas aparecen en los titulares de las noticias mundiales, pero otras ocurren en secreto, a puerta cerrada. Pero cada año, 1.700 millones de niños se ven afectados por la violencia.  

Tómate un momento para pensar en ello. Si cada uno de esos 1.700 millones de niños pusiera un trozo de papel en una pila, ésta tendría una altura de 100 kilómetros. Esa es la altura de 11 montes Everest apilados uno encima de otro. 

Estas son las formas en las que el apadrinamiento de niños trabaja para protegerlos de la violencia.

1. Conocer y ser conocido

Ser apadrinado significa que un niño es visto: por su padrino, por el personal de CEFARH y por nuestros voluntarios comunitarios, por nuestras redes de líderes comunitarios locales y socios, y por su gobierno. Esto significa que cada uno de los 213 niños del programa de apadrinamiento tiene una alianza de personas comprometidas con su cuidado y atención. El personal y los voluntarios del programa de apadrinamiento de niños conocen la situación personal de cada uno de ellos y trabajan de forma proactiva para mantenerlos a salvo. 

No ha habido un solo día en el que nuestro trabajo para proteger a los niños se haya detenido, incluso cuando las restricciones de COVID-19 han impedido a nuestro personal visitar las comunidades con las que trabajamos.

Hemos utilizado a nuestros voluntarios locales, así como los teléfonos móviles, WhatsApp, las redes sociales y cualquier otra tecnología disponible a nivel local para seguir vigilando la salud y el bienestar de los niños y responder a sus necesidades, ya sea información sobre la prevención del COVID-19, recursos para que puedan seguir aprendiendo desde casa, asesoramiento en línea o apoyo psicosocial, atención médica o intervención de la policía local, especialmente para los afectados por la guerra. 

También ayudamos a las familias de los niños a registrar su nacimiento, algo sencillo que les hace menos vulnerables a la explotación o los abusos. Los certificados de nacimiento -algo que muchos damos por sentado- son fundamentales para que los niños sean visibles para su gobierno y proporcionan una importante capa de protección, ya que también luchamos contra el matrimonio infantil en la comunidad.

Sin un certificado de nacimiento, un niño puede no poder matricularse en la escuela, acceder a la sanidad pública, demostrar que es demasiado joven para casarse o ser localizado si se separa de su familia. El registro de nacimiento es la clave de muchas oportunidades básicas para un niño, y el apadrinamiento de niños ayuda a garantizar que puedan abrir esas puertas.

2. Capacitar a los niños

Los propios niños están en el centro de nuestro enfoque de la protección de la infancia. Los niños tienen derechos: a la seguridad, a la salud, a la educación y a no sufrir abusos, entre otros. Cuando comprenden esos derechos, los niños son menos vulnerables a la explotación.

Pero, además, cuando los niños están capacitados para disfrutar de sus derechos, pueden convertirse en una poderosa fuerza de cambio. Cuando los niños y los jóvenes aprenden a comunicar sus opiniones, a asumir responsabilidades y a tomar decisiones, desarrollan un sentido de pertenencia, de justicia, de responsabilidad y de solidaridad, todo lo cual puede ser fundamental para acabar con la violencia en su generación y en la siguiente. 

  • En Uganda utilizamos programas de vídeo traducidos para enseñar a los niños sus derechos y crear espacios seguros para que jueguen.  
  • Trabajamos con las niñas para que entiendan que la mutilación genital femenina es perjudicial e ilegal, y las animamos a cuidarse entre ellas.
  • Apoyamos a los niños para que establezcan Foros de la Infancia en los que trabajan juntos para acabar con el matrimonio infantil denunciando los casos, buscando certificados de nacimiento para evitar que las niñas menores de edad se casen y abogando por el fin de esta práctica. 

Y está funcionando: los niños con los que trabajamos en Uganda detuvieron más de 50 matrimonios infantiles en sus comunidades cada año. En todo el mundo, los niños se han puesto en primera línea en sus comunidades y han actuado para mantener a los niños a salvo y denunciar la violencia cuando se produce.

3. Educar y apoyar a los padres

Las familias deberían ser las protectoras más férreas de los niños, pero a veces son los facilitadores o incluso los autores de la violencia que sufren los niños. La pandemia del COVID-19 ha aumentado el riesgo de abusos físicos, emocionales y/o sexuales a los que se enfrentan algunos niños, con encierros que los aíslan de sus redes escolares y comunitarias más amplias y de la protección que éstas ofrecen.

Al mismo tiempo, el estrés económico provocado por los cierres y otros efectos relacionados con el COVID pueden hacer que las familias desesperadas sean más vulnerables a la tentación financiera de someter a sus hijos al trabajo infantil, al matrimonio infantil, a la prostitución infantil y a la trata de niños.  

Trabajamos para combatir estos efectos posteriores enseñando a los cuidadores técnicas de crianza y disciplina positivas, los derechos de los niños y la ley, la importancia de la educación y los riesgos y consecuencias de someter a los niños a situaciones de explotación.

También abordamos los factores económicos que impulsan la explotación y la violencia proporcionando a los cuidadores alimentos de emergencia, dinero en efectivo y productos tangibles para que puedan satisfacer las necesidades de sus familias, ayudándoles a reconstruir sus medios de vida con formación y equipamiento, y poniéndoles en contacto con servicios de asesoramiento, apoyo psicosocial o simplemente para que les escuchen.

4. Movilización de las comunidades

El desarrolo basado en la comunidad está en el centro del apadrinamiento de niños, y estamos movilizando a las comunidades en los 4 distritos donde trabajamos para proteger a los niños de la violencia.En cada una de estas comunidades, establecemos relaciones sólidas y de confianza con los socios locales, incluidos los maestros, la policía, los trabajadores sanitarios, el gobierno local, las organizaciones comunitarias y las empresas, así como los líderes de muchas religiones, que a menudo son las voces más confiables y autorizadas en sus comunidades.

Algunos de estos líderes religiosos pueden haber promovido en el pasado la desigualdad de género, el estigma, la violencia familiar y las prácticas tradicionales nocivas, como el matrimonio infantil y la mutilación genital femenina, por lo que trabajamos con líderes cristianos, musulmanes, hindúes y de otros credos para abordar las ideas erróneas y capacitarlos para que inspiren a sus comunidades a satisfacer mejor las necesidades de los más vulnerables.

También nos asociamos con más de 110 voluntarios de la comunidad que viven y trabajan en las mismas comunidades que nuestros niños apadrinados, equipándolos para que supervisen y apoyen el bienestar de los niños y se conviertan en catalizadores del cambio comunitario para poner fin a la violencia contra los niños.  

Durante los cierres de COVID-19, estos voluntarios comunitarios han sido una red de seguridad siempre presente para los niños, incluso cuando las escuelas y otros servicios estaban cerrados; viven en el mismo barrio incluso cuando no podemos estar allí.

Ayudan a cambiar la opinión de la comunidad sobre temas como el matrimonio infantil, el trabajo infantil y la disciplina física; equipan a los cuidadores con técnicas de crianza positiva; y, cuando se produce violencia contra los niños, la denuncian a las autoridades y explican a otros en su comunidad por qué y cómo denunciar la violencia también. 

Y no son sólo los niños apadrinados los que se benefician cuando las comunidades se unen para hacer las zonas más seguras para los niños. Debido a nuestro enfoque de desarrollo basado en la comunidad, por cada niño apadrinado, muchos otros niños se benefician del proyecto.

¿Te unes a nosotros? Apadrina a un niño hoy mismo.




    ¿Aún tienes preguntas?

    Lee nuestras FAQ sobre nuestro Programa de Apadrinamiento de Niños, o contacta con nosotros, ¡estaremos encantados de responderte!